sábado, 2 de agosto de 2014

Madre Divina - UN REGRESO A LA INOCENCIA


https://www.youtube.com/watch?v=qmEu89FOpkw



Take a few deep breathes into your heart to receive this message from Divine Mother as communicated through Cecilia Kinzie. Tomen algunas respiraciones profundas en su corazón para recibir este mensaje de la Madre Divina comunicado a través de Cecilia kinzie.

Yo soy la Madre Divina y yo vengo en el nombre del amor. Vengo en nombre de la verdad y yo vengo en el nombre de la compasión. Vengo hoy para compartir un mensaje contigo. El mensaje de hoy es acerca de la sanación. Muchos de ustedes se están curando en un nivel más profundo que nunca. Las heridas están subiendo, las viejas heridas. No sólo las heridas de la infancia, sino antiguas heridas desde el comienzo de sus encarnaciones.  Estas viejas heridas están subiendo ahora para ser sanadas. Se están sanando en capas.  Las heridas superficiales se han limpiado y ahora están trabajando en las más profundas; que son las interrupciones en su sistema de energía.  Para algunos de ustedes esto es un proceso desalentador. Para algunos de ustedes es un proceso terrible.  Y yo les digo: no hay necesidad de temer a estas viejas heridas. Por ahora están listos para eliminarlas. Ustedes están en un punto de su evolución en el que son lo suficientemente fuertes, lo suficientemente fuertes y sabios, y lo suficientemente conscientes para sanar estas heridas básicas. Y yo estoy aquí, la Divina Madre, yo estoy aquí para ayudarles en este proceso.

Me gustaría que vuelvas a través del tiempo y el espacio a un momento en que eras uno con tu creador, cuando eras uno conmigo. Ir de nuevo a ese tiempo y lugar cuando eras completamente inocente. Cuando no había juicios, no había construcciones mentales acerca de tu identidad. Entonces no hubo heridas. Estabas simplemente con tu conciencia inocente. Siente la respiración y la percepción en la inocencia y en el amor total y absoluto. Esta es la parte de ti que es puro amor. Esta parte de ti, no herida e inocente que todavía existe dentro de ti.

Al permanecer suavemente en el corazón, encuentras esta hermosa parte inocente de ti. Con la misma inocencia con la que toman sol.Siente este estado de energía pura no adulterada. Esta es la parte de ti que no ha sido herido. Esta es la parte de ti que es puro amor. Y les aseguro a todos ustedes, queridos, que esta parte no herida de ustedes vive dentro de ustedes, vive dentro de su corazón. Es la parte de ti que nunca salió de Dios, que está en paz y en la que tú eres completamente uno con el Creador.  Encontrar esa parte de ti lo profundo de tu corazón.  Respira en él y vívelo. Experimenta lo que se siente al ser energía pura.  Esta es la parte de ti que se ha ocultado durante mucho tiempo yo quiero que se exprese en el mundo. Enfoca tu atención en ella y la dejas ir.

Tú eres el amor. Naciste del amor y puedes volver a amar.  La curación es un retorno al amor, un regreso a este espacio de inocencia. Puedes llamarme a mí, la Madre Divina, y yo te ayudaré a encontrar este lugar dentro de ti mismo. Esta es la parte de ti que puede recibir de mí. Esta es la parte de ti, que se puede comunicar conmigo.  Esta es la parte de ti y  la parte de mí, donde somos uno. Donde somos uno en la plenitud del amor y a esto es a lo que vamos a volver. La plenitud de tu amor, la fuente de toda la curación. Cuando encuentres este lugar dentro de ti mismo, realmente  se han abierto las puertas del cielo.  Hay más alegría, más amor, más vida esperando por ti de lo que puedas imaginar.
 
Tú eres todo. Uno conmigo. Tú eres uno con todo lo que es. Uno en el todo infinito. Te amo. A través de mis ojos estás todo entero, perfecto, y hermoso, como un niño inocente de Dios. Así es como yo me veo y te animo a que te veas a ti mismo, de esta manera también. Ten la bondad por ti mismo.  Y permítete sentir tu parte inocente no herida; para jugar, explorar, y hacer preguntas. Estás configurando esta parte de ti, en la que eres libre. . Esto es lo que realmente eres. Un niño inocente de Dios, de tal manera yo te amo. Eres muy apreciado y adorado. Te amo.  Ámate a ti mismo y permítete explorar lo que hablamos hoy.
Espero poder conectar contigo. Yo estoy siempre contigo. Te amo. Adiós por ahora.

 
La trascripción es de Susannah